sábado, 24 de julio de 2010

Inmovilizado Intangible de vida indefinida

Estimado Lector,

Antes de comenzar el post me gustaría recomendarte la Guía práctica sobre Intangibles que sacó en el año 2009 PriceWaterhouseCoopers y que resulta altamente ilustrativa para el caso que nos ocupa.

Hace unos días comiendo con un colega experto en M&A tuve una discusión sobre las obras de arte, no fue la técnica pictorica, o las tonalidades y colores lo que fundamento la discusión, sino su clasificación contable, mi interlocutor sostenía que un cuadro es algo tangible y que por tanto debería clasificarse como inmovilizado material.  Y atendiendo a la lógica más elemental, realmente podría considerarse en esta manera, a fin de cuentas no hay nada más tangible que un cuadro y además no está recogido expresamente en la enumeración que el PGC hace de los inmovilizados intangibles con vida indefinida, y la tendencia natural es clasificarlo como lo que es en apariencia.

Este razonamiento que puede resultar razonable para una lámina que compramos en IKEA, deja de tener tanto fundamento para un cuadro de Picaso o de Van Gogh y es que estos cuadros que valen millones de euros, no están valorados por lo que son en su soporte físico, ya que pueden comprarse reproducciones razonablemente buenas por unos cientos de euros, existe un valor que está fuera del marco físico del cuadro y que tiene que ver más con la firma del autor, con el valor del "arte" que este cuadro con lleva, con su "importancia como pieza histórica y única", y este valor no es físico sino claramente intangible, y en principio no tiene vida util, la firma de Miró en un cuadro será un activo como tal ahora y dentro de 100 años, de mayor o menor valor, pero susceptible de valoración y por tanto de generar un flujo de efectivo.

Adicionalmente si leemos detenidamente la definición de Inmovilizado Intangible de Vida Indefinida tal y como se establece en el RD 1514/2007, se despejan facilmente todas las dudas:

"...Un inmovilizado intangible tendrá una vida útil indefinida cuando, sobre la base de un análisis de todos los factores relevantes, no haya un límite previsible del periodo a lo largo del cual se espera que el activo genere entradas de flujos netos de efectivo para la empresa." 

Recibe un cordial saludo.
Ignacio Aguilar.

0 comentarios:

Publicar un comentario