lunes, 28 de mayo de 2012

Decisiones basadas en riesgos

Estimado Lector,

Una de las cosas que me llamarón la atención cuando entré a trabajar en una Big Four, es la existencia de un departamenteo de gestión de riesgos ("Risk Management"), un departamento que me dijeron que tenía que crecer mucho en España, en otros paises como Alemania al parecer, este departamento tenía más personal y más presupuesto, "... es clave controlar el riesgo asociado a nuestro negocio...", me decían, cuando es precisamente, analizar el negocio basandose sólamente en el riesgo lo que resulta especialmente peligroso, una paradoja que no tardarás mucho en entender, aunque hay socios de firmas multinacionales que creo que todavía no lo han entendido...


Tomar decisiones basandonos en riesgos, o tomarlas basandonos en principios, se parece mucho, tenemos que remontarnos a las clases de filosofía del antiguo COU o el actual bachillerato, para entender los matices que puede haber entre una y otra, en concreto tendríamos que remontarnos a un filósofo alemán Immanuel Kant, para entender lo que es actuar no sólo conforme a la norma, sino por convicción a la norma. Si doy 30 centimos a un pobre por caridad, resulta en definitiva igual que si los doy porque me molesta la calderilla en el bolsillo, sin embargo, para nuestro amigo Kant, no resulta lo mismo, actuar por convicción tiene tanta importancia como la actuación en si misma.

¿Cuando un análisis de riesgos y de principios daría el mismo resultado?

Imaginemos que te entra un cliente con una opinión denegada el año anterior y que este año está en medio de un proceso de compraventa, de hecho, están simultaneamente a tu auditoría realizando una due diligence. Se trata de un cliente mediano para tu compañía Big Four, pongamos 50.000 euros de honorarios al año, buenos honorarios, sin duda, pero si perdieses el cliente, nadie llamaría ni de fuera ni de dentro del país, sería algo asumible.

En este contexto, el riesgo del cliente, se habrá puntuado en el más alto de la escala, se designa un segundo socio en la firma que revisará todos los "asuntos críticos", se advierte al equipo de la situación de riesgo para la firma y se les insta a agudizar el excepticismo profesional, no se regatea en horas destinadas al cliente y desde luego el socio principal se implica en al revisión de los principales issues de auditoría.

Así las incidencias serían trasladadas al informe con total claridad y a poco que existiesen dudas, se denegaría la opinión. Se actuaría no sólo con arreglo a la norma, yo diría que en muchos casos como el descrito, se bordea la norma pero por el lado del exceso de celo profesional. Son opiniones exhaustivas y severas. En este contexto, el análisis del riesgo, nos lleva a opinar conforme a la norma, el análisis de principios y riesgos resulta coincidente.

¿En que caso un análisis de riesgos y de principios no daría el mismo resultado?

Imaginemos que eres el socio de una firma como Ernst and Young y que auditas un cliente como Lehman Brothers, estamos hablando de un cliente que deja de forma directa y sólo por auditoría varias decenas de millones de euros, eso sin contar servicios de consultoría que se venden alrededor del mundo, ya que es un banco de inversión al rededor del que todo son negocios. Si se pierde el cliente, te llegarán llamadas desde el presidente de la red en tu país, hasta de la Holding mundial, estamos hablando de un cliente que puede hacer tambalear la cuenta de resultados de cualquier firma multinacional.

 Así que en este contexto calificas al cliente como un cliente de interés público, efetivamente designas a un segundo revisor, y tomas todas las precauciones normales del negocio, el equipo está formado por lo mejorcito que tienes en tu firma, así que sin duda detectas la operación de la REPO 105, alguno de tus chicos lo hace, porque son muy buenos, te la explican y hacen de esta operación un "asunto crítico" de la auditoría que se consultará a todos los niveles necesarios y que requerirá el ok de al menos dos socios.

Tú eres uno de esos dos socios, así que tienes que revisar como "Critical Matter" de tu auditoría una operación como la REPO 105, evidentemente tu como cualquier persona con dos dedos de frente, te darías cuenta, que una REPO 105 es una operación de préstamo, que deberías analizar los activos afectos a esta operación porque finalmente el riesgo está sobre el banco y que estos, los activos dañados, finalmente volverán en un plazo no muy largo. Pero claro, eso sería lo que una persona que actuase conforme a valores o principios haría, pero ¿Qué se plantea alguien que actua conforme a riesgos?

Si analizamos la operación desde el punto de vista del riesgo, tanto el cliente como la propia operación, se puntuarán con un riesgo bajo para la Firma, básicamente si nos planteamos si estos activos finalmente, acabarán contastandose con el mercado o no, cualquiera podría pensar que es poco probable que tengan que hacerlo en el corto plazo,  básicamente como socios, pensarías que la Reserva Federal imprimirá toda la liquidez  necesaria para cubrir los posibles agujeros que estos activos tóxicos puedan provocar en el Banco, y que se llegará a una solución para todos los bancos sistémicos en esta situación, con lo que estos activos no van a llegar nunca a contrastarse con el mercado y cuando lo hagan, ya se habrá puesto el capital necesario sobre los agujeros existentes.

Con lo que al final, la decisión de forzar a la compañía a registrar la REPO 105 como un préstamo, lo que provocará es un pánico innecesario en los mercados, probablemente el cambio de auditor, la perdida de varias decenas de millones de dolares en servicios profesionales para la firma en Estados Unidos y en el resto del mundo, para que al final otra firma se quede con Lehman, acepte la REPO 105, por no tener un gran riesgo, porque estamos seguros que la Reserva Federal hará todo lo necesario para tapar el pufo de liquidez que se haya generado.

No hace falta que te diga, que el análisis de riesgos, a veces falla y cuando falla los problemas llueven por todas partes, y uno ya no sabe ni donde meterse para que deje de caerle...

Recibe un cordial saludo.
Ignacio Aguilar.

0 comentarios:

Publicar un comentario