martes, 26 de abril de 2011

Resumen de impresiones sobre el Libro Verde de Auditoría

Estimado Lector,

Como todos los que seguís el blog sabéis, en octubre la comisión europea publicó el Libro Verde de Auditoría, este documento platea una reflexión sobre el papel de la auditoría en la crisis financiera mundial.

Tras la publicación de este documento no se hicieron esperar las respuestas de las distintas corporaciones profesionales, empresas e instituciones, puedes verlas todas en este link, de todas os recomiendo la del ICAC, sobre todo la parte en la que habla de como deberían aplicarse las NIAS en la Unión Europea, el nivel de precisión técnica de las respuestas, es impresionante.

Lo primero que hay que decir de las reacciones que se han producido, es que han sido unanimemente contrarias a la idea de atribuir al auditor responsabilidad en la crisis financiera, manifestando que los auditores son la solución y no el problema. Corporaciones nacionales (ICJCE, REA, REGA), Internacionales (IFAC, FEE), personalidades relevantes del mundo de la auditoría (Mario Alonso Ayala, Carlos Puig de TravyJeremy Newman), han mostrado su rechazo a algunas de las cuestiones del Libro Verde, y no les falta razón, la auditoría es una de las profesiones más reguladas del mundo.

Un punto en el que ha surgido algún pero, es en lo referente a la concentración del mercado, en el segmento de clientes cotizados, la concentración de más del 90% de las empresas de indices de referencia entre sólo cuatro auditoras ha sido un hecho destacado por BDO, en un comunicado difundido por una agencia de comunicación, y del que este blog se hizo eco.

Por último creo que con independencia de lo que se pueda opinar, este documento debería llevar a los auditores a una reflexión. Si los políticos, grupos de interés y la ciudadanía en general, dejan de creer en la función de la auditoría, podrían llegar incluso, a acabar con la profesión tal y como está concebida ahora mismo. Los auditores tienen unas prerogativas, pero la sociedad las concede porque espera que los auditores cumplan con honestidad y diligenica la función que les ha sido encomendada. He de decir que en mi experiencia como trabajador de una Big Four, no puedo hablar de otra cosa que no sea la citada honestidad y diligencia.

Nada compromete más la capacidad de generar flujos de efectivo en el futuro de una firma de auditoría (valor) que una actuación, que bien por estar basada sólo en un análisis de riesgo, o bien por estar fundamentada en un deficiente trabajo técnico concluya, como dice la Norma Técnica de Informes, en una opinión que no se ajuste a las circustancias o al trabajo realizado.

Recibe un cordial saludo.
Ignacio Aguilar.

Fuente Imagen: http://www.puertoalgeciras.org/

1 comentarios:

Esteban Uyarra Encalado dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, especialmente en cuanto a las Big Four, yo también trabajé en una de ellas y puedo dar fe del rigor y seriedad de sus actuaciones profesionales de entonces. Sin embargo es un hecho evidente que el tsunami provocado por el Libro Verde, que no ha hecho más que empezar, responde a un cambio profundo en lo que se espera del auditor y hacia dónde se ha de dirigir esta profesión. En los años 70, el informe Cohen ya denunciaba hechos similares que provocaron determinadas acciones gubernamentales e institucionales, tendentes a mejorar la credibilidad de la función auditora. Es incuestionable que la auditoria, tal y como la entendemos, se ha de adaptar a las nuevas necesidades y exigencias de los mercados, renunciando a viejos esquemas y eliminando caducos procedimientos. En definitiva, no podemos frenar los cambios a los que los auditores estamos, o hemos empezado a estar, sometidos. El no verlo es de suicidas. Las Corporaciones haría bien en tomar nota y asumir posicionamientos a futuro. La profesión auditora, como otras, o se dinamiza o se dinamita. El gap al que aludía el citado informe Cohen, entre lo que la sociedad espera del auditor y lo que éste ofrece puede provocar la desaparición de la auditoria, es lo que subyace en el Libro Verde y por lo tanto hemos de tomar buena nota y actuar en consecuencia.

Publicar un comentario