miércoles, 3 de octubre de 2012

Auditoría Provisiones y Contingencias



Estimado Lector,

Durante una de mis clases traté de explicar un tema que no ha calado como debiera entre los compañeros que formarmos el grupo de estudio para la preparación del ROAC, así que he pensado plasmarlo por escrito para ver si de esta manera conseguimos hacer llegar una idea sencilla pero que la práctica me dice que cuesta un poco.

Existe un pleito contra una sociedad, llamémosla Hepburn, S.L. por el que se le reclaman 150.000 euros. El abogado en su contestación no se pronuncia sobre la probabilidad de éxito o fracaso de la demanda, la sociedad tampoco se pronuncia al respecto y no hay ninguna información sobre esta demanda en la memoria de las cuentas anuales del año que estamos auditando (año X1). Este hecho fue origen de una salvedad en el ejercicio anterior.

Supongamos una materialidad de 15.000 euros.

1.- ¿Qué es una provisión y que es una contingencia?

Sería perfecto para mi en este punto recurrir a la NIC 37, sin embargo debemos saber que las Normas Internacionales de Contabilidad, no son normativa supletoria de nuestro PGC.

Sin embargo y aunque lo previsible seria referirnos directamente a la NRV 15ª sobre provisiones y contingencias me van a permitir remitirme a la introducción del PGC, ya que, a efectos de lo que nos ocupa me parece mucho más clarificadora:

"En concreto, la Resolución del ICAC del año 2002 sobre aspectos medioambientales ya incorporó al conjunto de nuestro modelo contable las principales cuestiones tratadas en la norma internacional de referencia en esta materia (NIC n.o 37 Provisiones y contingencias). En particular, la precisión de que toda provisión debe responder a una obligación actual derivada de un suceso pasado, cuya cancelación sea probable que origine una salida de recursos y su importe pueda medirse con fiabilidad; la distinción entre obligación legal, contractual, e implícita o tácita; el requisito del descuento financiero de su importe cuando el pago deba realizarse en el largo plazo; y el tratamiento contable de las compensaciones a recibir por un tercero en el momento de liquidar la obligación."
Básicamente para poder decir que existe una provisión la salida de recursos debe ser probable. La salida de recursos u otro suceso cualquiera se considerará probable siempre que haya mayor posibilidad de que se presente que de lo contrario.  
Siguiendo el tenor literal de la NRV 15ª , “(e)n la memoria de las cuentas anuales se deberá informar sobre las contingencias que tenga la empresa relacionadas con obligaciones distintas a las mencionadas en el párrafo anterior.” En este “párrafo anterior es donde se define las provisiones”.
Cuando no sea probable que exista la obligación, la entidad procederá a informar, en la memoria, sobre contingencia, salvo que la posibilidad de que haya una salida de recursos, que incorporen beneficios económicos, se considere remota.
Probable----> Provisión
No probable (posible) --------> Contingencia
Remota------> Nada de nada.
OJO es decir, que cuando la salida de recursos es REMOTA, OJO a esta palabra REMOTA, no tenemos ni que provisionar ni que informar en la memoria, en este caso no hay que hacer nada.
Nota: Como le gustan estas cosas a nuestro examinador, montarte un pifostio que te tiemblan hasta las canillas y luego que la solución sea que no hay que hacer nada, lo digo por lo de remota, la satisfacción para nuestro examinador es doble, primero te ha vencido en un reto intelectual, y luego puede mirarte como si tuvieses un retraso mental y decirte “pero si no tenías que hacer nada, era facilísimo...” ¿No es maravilloso a la par que divertido?
2.- ¿Cómo aplicamos esto al caso que nos ocupa?
Según el caso, los abogados no se han pronunciado sobre la probabilidad de existo o fracaso del recurso a la demanda interpuesta, en este sentido, ¿Con que criterio podríamos nosotros decir que es probable? No somos abogados y el derecho (en principio) esta fuera de nuestro ámbito de conocimiento que es el económico-financiero.
Por otra parte, resulta una información relevante cuya probabilidad de ocurrencia no podemos afirmar que sea remota.
En este sentido como no podemos justificar una provisión, lo que hay es una omisión de información sobre una contingencia en la memoria del año X1.
3.- Una compañera me pregunta ¿Y no tiene esto ningún efecto sobre las cifras comparativas?
En principio no, no teníamos ningún criterio para decir que esto debía provisionares en X0 y no lo tenemos en X1, el Balance y la PyG, están bien, es un problema de información en la memoria del año X1, en ningún caso sería un problema de cifras comparativas.
El Marco Conceptual del PGC nos insta a dar toda la información que sea relevante para el lector y es esto lo que nos lleva a informar de la contingencia.
Sin embargo no aplica lo relativo a la Norma de Elaboración de Cuentas Anuales 5ª del PGC, ya que esta nos habla de la información comparativa, y la información comparativa en cuentas anuales es correcta.
4.-  Otra compañera, en tono exigente me dice, vale, vale pero al grano ¿Cómo tendríamos que hacer el párrafo intermedio en la opinión?
Se trataría de una omisión de información, en principio, no tenemos ningún motivo para pensar que no podamos explicar adecuadamente en el párrafo intermedio la información que se ha omitido en la memoria, por lo que sería una redacción de salvedad por incumplimiento de principios y criterios contables. Os invito a que me hagáis las anotaciones que os parezca oportuna sobre la redacción, pues esta siempre es mejorable, pero me parecería correcta la siguiente:
La Sociedad no ha incluido en la memoria (nota xx),la información suficiente, exigida por el marco normativo de información financiera que resulta de aplicación, sobre los riesgos y contingencias.
Existe un pleito contra la sociedad (describir la demanda), por el que se le reclaman 150.00 euros, los abogados de la sociedad no se han pronunciado sobre la probabilidad de existo o fracaso de la mencionada demanda.
Si has aprendido algo, si te has reído, si he conseguido apasionarte con este reto que es sacarse el examen de acceso al ROAC, puedes escribirme un mail a economiayauditoria@gmail.com
Recibe un cordial saludo.
Ignacio Aguilar.

Fuente de la imagen: http://trabajodesdecasa.biz

8 comentarios:

David Cano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ignacio Aguilar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rubén Páez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
David Cano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ignacio Aguilar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David Cano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ignacio Aguilar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ignacio Aguilar dijo...

EstImado Lector,

Elimino la cadena de comentarios y resumo aquí, sencillamente por claridad y evitar que alguien se equivoque:

1.- Me plantean que como puedo decir que es una contingencia, si ni el abogado ni la sociedad se pronuncia sobre la demanda.

Porque cuando una demanda es admitida a trámite por un juez ahí ya hay alguien con conocimiento (el juez) que ha aplicado un juicio profesional, y ha concluido admitir a trámite. Por tanto lo lógico es considerar este hecho como posible.

Resumen del resumen: Una demanda admitida a trámite si no hay más dato, bajo mi humilde opinión recibe el tratamiento de una CONTINGENCIA.

2.- El lector plantea la situación como una limitación al alcance porque "el abogado no se pronuncia sobre la probabilidad de éxito o fracaso", con una justificación que no voy a comentar, me limito a poner el criterio que considero correcto:

Hemos desarrollado todos nuestros procedimientos de circularización y respuesta del abogado sin ninguna limitación. Hemos circularizado y el abogado ha contestado.

Es muy común que los abogados no contesten a la probabilidad de éxito o fracaso de los pleitos sencillamente porque muchas veces no es posible saberlo. Con la información que tenemos está claro que es una CONTINGENCIA.

Si la sociedad no informa en la memoria de la contingencia lo que hay es una OMISIÓN DE INFORMACIÓN. En este caso concreto como tenemos la demanda y la respuesta del abogado el tratamiento correcto sería una SALVEDAD POR INCUMPLIMIENTO DE PRINCIPIOS Y CRITERIOS CONTABLES.

Espero que esto aclare las dudas de otros lectores, respetando a quien no quiera compartirla.

Recibe un cordial saludo.

Publicar un comentario