sábado, 13 de octubre de 2012

Las big four bajo el punto de mira del regulador británico

Estimado Lector,

Andaba leyendo un artículo de Financial Times, sobre la competencia en el sector de la auditoría, según el regulador británico, la red de antiguos trabajadores de las Big Four, denominadas alumni, podría ser un óbice para la competencia en el mercado de la auditoría.

Según mi experiencia, la mayoría de empresas en las que he estado, tienen como director financiero a un auditor de Big Four, pero lo triste del tema es que casi ninguna eligieron a su propia firma como auditor, lo que no deja de ser un motivo de reflexión, eso si, eligieron una Big Four. El criterio de elección entre las cuatro grandes fue, sencillamente, el más barato.

No es esta la primera vez que el regulador británico investiga la situación de dominio de las Big Four, como comenta el diario en otro artículo publicado. Esto si que es verdad que cualquiera puede apreciarlo, en el sentido que es un hecho la concentración del mercado entorno a las cuatro grandes, sobre todo en el mercado de cotizadas.

Es cierto que no sería razonable que BBVA o Santander fuesen auditadas por un auditor local, pero hay firmas multinacionales, que realmente tienen capacidad para hacer una auditoría como esta y que sencillamente no se les da la oportunidad de entrar en este selecto mercado.

El negocio de las Big Four, no es el valor añadido, de hecho en negocios de valor añadido no son líderes del mercado, siendo eso sí, competidores muy duros y bien posicionados. El negocio en auditoría de las Big Four, es un negocio de regulación. Tienen un dominio de mercado, hay unas barreras de entrada importantes basadas en la experiencia en un determinado tipo de cliente cotizado y el miedo de los Consejeros a cambiar a firmas no Big Four, y lo único que puede estropear esta situación oligopolística es el regulador...

Me contaron de un departamento de Forensic, de una firma multinacional, donde todo el equipo, desde el socio, hasta el último consultor, se levantaron y se fueron, sencillamente porque no entendían cual era la ventaja de vender sus servicios con la marca en la que trabajaban o hacerlo por su cuenta ¿Crisis de fe? Esto sería imposible, en auditoría (assurance) porque los clientes si exigen un sello de Big Four en sus informes, pero me pregunto que pasaría si el presidente de una gran empresa como Banco Santander o Telefónica, se levantase una mañana y decidiese cambiar por otra firma multinacional que no fuese una Big Four...

Recibe un cordial saludo.
Ignacio Aguilar.

0 comentarios:

Publicar un comentario